AVISOS
04/07/2018
Día de la Comprensión Lectora, 26de julio
Columna de libros
Día destacado del mes de julio del Calendario del Libro y la Lectura

Entender lo que leemos exige entender cada una de las palabras de un texto. Un buen lector lee siempre con el diccionario a su lado para una comprensión plena, ya que el desconocimiento de alguna de las palabras puede conducirnos a una comprensión errónea. Comprender es más que leer, es estar en actitud de captar la esencia de la historia. La lectura  comprensiva requiere del lector el disfrute de la misma para extraer así su propia visión de lo leído, de este modo se irá formando el sentido crítico del pequeño lector.

Suxerencias para el pequeño lector:

Si  se está leyendo algo que no tiene sentido, volver sobre el texto a fin de comprobar aquellas palabras dificultosas, descodificándolas -sílaba a sílaba- si es preciso, repitiendo de nuevo la lectura. Si aun así  sigue habiendo palabras que no se entienden, buscar su significado en el diccionario ( muy aconsejable tenerlo en el móvil, tablet, ordenador o lo de papel de toda la vida). Una vez descubiertos los significados volver a leer el texto y ver si ahora ya se comprende. Si la lectura resulta absurda o incomprensible, no se debe avanzar hasta que resulte clara pues de otro modo el texto será cada vez más farragoso hasta caer en el aburrimiento por falta de comprensión.

¿Sabías que una buena parte del fracaso en los problemas matemáticos radica en la mala lectura del enunciado?

¿Qué pasos podríamos seguir para una buena lectura? Vamos a establecer Tres puntos básicos:
1º_ Leer cada párrafo dos veces siguiendo la pauta dicha más arriba (si una palabra nos resulta difícil descodificarla primero y si una vez bien leída no la conocemos, buscarla en el diccionario) Hecho esto leemos una tercera vez para reafirmarlo.

2º- Para este según paso, deberíamos tener una libretita donde poder hacer anotaciones como las que se describen más abajo y también  nos puede servir para hacer nuestro propio diccionario, que estará formado por aquellas nuevas palabras que vayan apareciendo en las lecturas y que no conocíamos, y en cada una añadiremos su significado, no el del diccionario, sino con nuestras palabras tal como lo entendimos, de este modo será más fácil recordarlas.
Después de la tercera lectura tenemos que ver que nos quedó en la cabeza, ¿de que va lo que limos? ¿Cuál es el tema o argumento? ¿Que personajes aparecen? ¿Donde ocurre la historia? Todo esto vamos anotándolo en la libretita o si lo preferimos  podemos subrayar en el propio texto estos datos, incluso dando un  color a cada cuestión planteada. Todo lo que anime nuestra lectura es bueno.

3º- Nuevamente leemos el texto. Ahora podemos comprobar como una vez analizados todos los detalles la comprensión es mayor y por tanto responder a las preguntas va a ser mucho más fácil.

Buena lectura!!

(Estas sujerencias formaron parte de un taller de comprensión lectora realizado en la BdG)